La RFEF ha dado a conocer, en su reunión informativa programada para este jueves con los 40 clubes que conforman la recién nacida 1ª RFEF, la directrices de lo que será la competición. A falta de algunos detalles, como es la venta de los derechos televisivos, el ente federativo ha comunicado a los clubes lo siguiente:
– Distribución geográfica (diagonal Este-Oeste)
– Aval de 100.000€.
– Salario mínimo de 1.500€ brutos.
– Mínimo 6 fichas sub23.
– Sin presupuesto mínimo.
– Césped natural para la temporada 2022/2023.
– 600 lux de iluminación mínimo.
– Inscripción de fichas P, 4.500€.
– 17 licencias Sénior + 1 para un Tercer portero.
– Sube el primero de cada grupo y promoción entre el segundo y quinto clasificado en sede neutral.
– Bajan 5 de cada grupo.

Algunas de estas medidas han supuesto un alivio para los clubes con menos pulmón económico, pues ya se comentaba que el salario mínimo establecido por jugador sería de unos 35.000€ anuales que pretendía la AFE, algo insólito e inviable en una categoría atractiva, pero sin los tintes suficientes de ser profesional.

Centrándonos en la disposición geográfica, la RFEF ha dado dos opciones de voto a los clubes, pero siempre con la tendencia de Este-Oeste, algo considerado como un auténtico disparate cuando todo hacía indicar que la Norte-Sur sería la distribución elegida por ser la más cabal, sencilla y barata para los desplazamientos.
Las dos opciones a elegir por los clubes eran troncal y diagonal, siendo está última la finalmente elegida en una reñida votación. Así, el Linares Deportivo ha quedado encuadrado en el Grupo 2 (Este) y competirá con andaluces, valencianos, catalanes, el UCAM murciano, el insular Atlético Baleares y el Andorra.
Grupo difícil, algo que se sabía, pero muy bonito y atractivo para el espectador y para el aficionado azulillo, que ansía ver fútbol de calidad y de nivel en su vetusto Linarejos, un Linarejos cansado de promesas de arreglo siempre incumplidas y al que no se le deja de faltarle al respeto. Ojalá que, aunque sea triste, la categoría y los equipos que lo visitarán sea el punto definitivo para que los que mandan muevan el dedo de una vez. Y es que por él pasarán equipos como el Castilla, Barça B, Castellón, Albacete o Nástic, convirtiéndose, a su vez, en viajes atractivos e ilusionantes para la parroquia azulilla. Pero habrá que buscar y demostrar que Linares se merece tener y ver fútbol de nivel, fútbol que será este año casi de Segunda División y para eso toca que la ciudad se vuelque con el club y el equipo, traduciéndose en una cantidad generosa de abonos, reportando el consecuente benificio económico a la entidad y haciendo que Linarejos, domingo tras domingo, sea una auténtica olla a presión para todos esos clubes de presupuestos astronómicos. Algunos tendrán los millones, pero el Linares tiene a una fiel afición, su principal activo, y eso también “juega”. Habrá que demostrar, más que nunca, que ese binomio en el vetusto gana partidos.

Ahora es el turno de los clubes, bloqueados en la confección de sus plantillas hasta saber las medidas de la competición adoptadas por la federación. Toca dar el pistoletazo de salida en la planificación y el Linares Deportivo no va a ser menos, por lo que en próximos días se irán sucediendo noticias de altas, bajas y renovaciones. Entre las altas, la base angular del proyecto, la contratación del entrenador tras la no continuidad de Alberto González. El malagueño cree que su trabajo en Linares ha acabado y buscará otros proyectos. Córdoba y Mirandés se postulan como los candidatos. Si es Mirandés, la marcha será más que justificada siendo LFP. Si es Córdoba, bajará un escalón, por lo que quizá el apartado económico sea la motivación. Pero otro vendrá y valorará una plaza con solera e histórica como es la de Linares. Gracias, suerte y adiós. El club, por encima de todo y de todos.

Para finalizar este artículo, la mejor de las noticias. Ni un ascenso ni un fichaje sonado, sino la recuperación de Fran Carnicer tras el susto de la semana pasada. El 10 del Linares sufría la semana pasada un derrame pleural en el pulmón izquierdo, mantiendo en vilo a todo el fútbol español. Finalmente y para alegría de todos, Fran ganaba su partido más importante y ya descansa en su domicilio, donde fue recibido ayer miércoles por una cincuentena de azulillos y azulillas eufóricos por su regreso, su gente, la que alentó desde sus casas para que todo saliera como todos querían.
Un abrazo, Fran. Pronto toca enfundarse, de nuevo, la camiseta del equipo de tus amores.