Como si se tratase de la sempiterna canción de Bob Dylan, “Knockin’ on Heaven’s Door”. Eso es lo que está haciendo el Linares Deportivo. Los azulillos ganaban 0-2 al Sanluqueño y llaman a la puerta del cielo o, lo que es lo mismo, a la puerta del playoff que otorga el derecho a una plaza en la liga SmartBank.

Los mineros culminaban así una semana inmejorable con pleno de victorias en los tres partidos que han disputado en ocho días y terminan de derribar, si no lo habían hecho ya, las dudas acerca del rendimiento del equipo tras los múltiples casos de Covid que azotaron a la plantilla linarense. En definitiva son el ejemplo más claro de resiliencia.

Y es que este equipo tiene mucha hambre. Es que este equipo es compromiso. Es que este equipo quiere más que nadie. Es que este equipo está y quiere seguir haciendo historia. Es que este equipo es la sonrisa de una ciudad.
Un equipo que se presentaba en el municipal de El Palmar y daba prácticamente un “clínic” de principio a fin, que provocaba el aplauso del respetable al final del partido a los hombres de González, siendo tachados como el mejor equipo que ha pasado por allí.

Aún así, el partido para el Linares no empezaba bien. Apenas habían transcurrido 13 segundos de partido cuando Chendo recibía una rigurosa tarjeta amarilla tras un salto con su par, lo que suponía que el 9 azulillo jugara toda la primera parte condicionado. Con la posesión del balón siendo azulilla, serían los locales los que pudieron adelantarse en el marcador en el minuto 26 en un cabezazo de Javi Barrio al larguero tras saque de esquina. El Linares seguía fiel a su idea, siendo dueño de la bola y volcándose sobre la portería de Allen, sobretodo con grandes internadas de un incansable Neto. En el minuto 34 llegaba la ocasión visitante más clara. En una buena acción de un gran Julio Gracia, el balón le llegaba a Toni García que cedía, a su vez, la bola para que el capitán Rodri, que cuajaba una actuación excelsa, rematara con todo a favor desde el punto de penalty, pero el meta local le sacaba la pelota con la pierna cuando ya se cantaba el primero de la tarde.
Minutos después sería Chendo el que tendría en su botas el 0-1, pero el meta Allen volvía a evitar el gol atajando la pelota sobre la misma línea. Con el dominio claro azulillo, se llegaba al descanso.

En la segunda parte, el guión sería el mismo. Un Sanluqueño sin ideas y a merced de un Linares que dominaba todos los aspectos del juego. Y llegaba el merecido premio para los azulillos a los 5 minutos de la reanudación. Un sensacional córner botado por Gracia era rematado por un imperial José Cruz al fondo de la red. El buen central cordobés dedicaba, rodillas en tierra y brazos al cielo, su primer gol con la elástica azulilla a su padre.
Sin opción de reacción por parte del Sanluqueño, el Linares sentenciaba el partido 5 minutos después. Tras una combinación entre los “jugones” azulillos, el balón le llegaba a Julio Gracia, que filtraba el balón al segundo palo a Hugo Díaz que, de volea, fusilaba la portería blanquiverde y ponía el definitivo 0-2.
De ahí al final, coser y cantar de un Linares que manejó el partido a su antojo ante un rival noqueado y sin ideas por el buen hacer de los azulillos.
Final del partido y enésima y merecida celebración de los azulillos, que no dejan de dar alegrías a su hinchada.

Con este resultado y el empate a 1 del UCAM en Algeciras, el Linares Deportivo se pone líder en solitario de su grupo con 42 puntos. A falta de 3 partidos por disputarse de esta segunda fase, a los azulillos les basta con un punto para sellar su billete para el Playoff de ascenso a la categoría de plata del fútbol español.
Ese punto podría llegar este próximo domingo en Linarejos (18 Horas) en el partido que le enfrentará al San Fernando CD, con la presencia de aficionados en el aire debido a la alta tasa de incidencia del sofocante virus que hay en la ciudad de las minas.

Sea presencial o desde Footters, la ilusión es latente en la afición y en la ciudad, que espera ya con ansia ver que el equipo de sus amores escribe una página más en la historia de uno de los clubes con más solera de Andalucía.