Empate con sabor agridulce el cosechado en la tarde del domingo del Linares Deportivo en su visita a Yecla. Los azulillos consiguieron arrancar, en una irregular y de dimensiones más reducidas campo de La Constitución, un punto que se da por bueno en un encuentro que pudo pasar de todo.

Las características del campo hicieron modificar el dibujo a Alberto González, con tres centrales y dos carrileros. Como novedad también, el debut como titular del reciente fichaje, el extremo procedente de la Balompédica Linense, Álex Peque.

En la primera parte, los mineros apenas sí pudieron ser fieles a su estilo. Lejos de triangulaciones y balón a tierra, tanto yeclanos como linarenses parecían estar más jugando un partido de voleibol que de fútbol, con exceso de balones aéreos y sin control por parte de ningún equipo. Aún así, el Linares tuvo en dos ocasiones de Fran Lara la ocasión de adelantarse en el marcador. En la primera, a los tres minutos, cuando el montoreño recogía el balón dentro del área, pero, con todo a favor, su disparo salía rozando la cepa del poste. Sí acertaría a batir a Gianni en la segunda, pero el línier señalaba posición antireglamentaria.
Con un juego tosco y nada vistoso, ambos equipos se retiraban al túnel de vestuarios.

En la segunda parte el partido se volvía animoso. Sería en el minuto 56, cuando a la tercera iba la vencida. Fran Lara recogía una dejada de Chendo para, de media vuelta, perforar por la escuadra la portería del Yeclano. El Linares se ponía por delante y líder de su grupo en esos momentos. Con un Yeclano tocado por el gol, los linarenses pudieron sentenciar en varios acercamientos a la portería rival, pero en varias acciones faltó el último pase.
Y ya se sabe en fútbol. En el minuto 80 y e una acción aislada y sin peligro aparente, el árbitro señalaba penalty en una infantil patada de Perejón a Iker Torre dentro del área azulilla. Vaquero engañaba a Razak y volvía a poner las tablas en el marcador en un partido donde los azulillos ya se veían con los tres puntos en el zurrón. Pudo ser peor tres minutos después cuando José Cruz, de forma casi inexplicable, sacaba bajo palos el segundo de los murcianos.
Sería el central cordobés quien tuvo la última del partido, pero, con todo a favor, su remate salía desviado.

Final y un punto más que, si bien es importante puntuar a domicilio, deja algo inconformes a los azulillos, pero que le permite seguir como segundo clasificado con 18 puntos e igualado con el favorito del grupo, el Córdoba CF.

Este próximo domingo, a las 17H., el Linares recibe en Linarejos al líder, UCAM, en un plato fuerte donde una victoria de los mineros los dejaría como líderes.