Acabada hace 10 días su más que dulce temporada pese a caer en la semifinal por el ascenso a 2ª ante el Amorebieta, el Linares Deportivo ya trabaja las bases de un ilusionante próximo curso liguero, donde el cuadro azulillo será uno de los 40 equipos que conformen la recién nacida 1ªRFEF, categoría creada por el ente federativo y que sucederá a la actual 2ªB.

“¿Y ahora qué?” es la pregunta que ya está en las calles de la ciudad minera de un afición azulilla con plena confianza en el buen hacer del director deportivo, Miguel Linares, y de la directiva presidida por Jesús Medina.
Sin descanso para ellos, toca ponerse las pilas e ir planificando una temporada tan ilusionante como difícil. Una temporada en una categoría cuya configuración sigue sin aclararse a estas fechas por una RFEF que sigue sin pronunciarse y que empieza a ser una falta de respeto a los 40 clubes que esperan noticias como agua de mayo para saber en qué márgenes de planificación moverse. Lo único que parece más claro es la disposición geográfica, partiendo el país en dos grupos de 20, centro-norte y centro-sur. De confirmarse esta distribución, a los mineros les esperarán equipos como el Real Madrid Castilla, CD Badajoz, Albacete Balompié o el recién descendido CD Castellón.

Pero los clubes no pueden esperar a las directrices de la RFEF y ya han empezado a moverse. El Linares Deportivo no es menos y ya ha anunciado las bajas de Samu, Gabri Cortés, Peque, Irizo y Dani Sánchez, que estaba cedido y vuelve a su club de origen, el Extremadura UD.
No serán las únicas bajas que se sucederán a lo largo de estos días, aunque ahora quizá la prioridad sea y es la renovación del entrenador, Alberto González. El mayor artífice de la exitosa temporada de los azulillos ya cuenta con una oferta en firme del club minero, pero su trabajo no ha pasado desapercibido para clubes con más músculo económico que el Linares, como son el Córdoba o el Albacete. Quizá esta semana quede deshojada la margarita, que, si bien es cierto que hay que tener paciencia a la hora de configurar una plantilla, este tema exija algo más de premura por tratarse de la figura donde se sustenta la base de la misma.
Del mismo modo, se encuentran varios futbolistas de esta pasada gloriosa temporada, revalorizando su valor y llamando la atención de varios clubes. Desde la entidad se tratará la renovación de la base que tantas alegrías ha dado este curso liguero, pero algunos no lo pondrán nada fácil. Saben que su caché ha subido y que el club tendrá que hacer un esfuerzo si quiere verlos de corto el año que viene en Linarejos. Pese a ello, Miguel Linares ya ha manifestado que llegarán hasta donde se pueda en las negociaciones con todos y cada uno de ellos y si no hay entendimiento con alguno, hay plan B, C y hasta D. Está claro. Otros vendrían y vendrán. El club por encima de todo y de todos.
Por otro lado, tienen un año más de contrato Chendo, Perejón, Sanchidrián, José Cruz, Hugo Díaz, Carnicer, Josema y el canterano Cañete y volverán, tras cesión, Cristo, Edu Oléa, Espinar y Mario Jiménez.

Un club y un equipo que tendrán que contar, más que nunca, con el respaldo de una afición siempre bien catalogada y admirada, la azulilla, que tendrá que demostrar que quiere ver a su equipo en este tipo categorías e incluso más arriba. No valdrá ser aficionado de partido Playoff, ni de Footters ni de RRSS. Desde el club se espera que el salto de categoría, los equipos que visitarán el vetusto Linarejos y las ganas de ver a los suyos en vivo tras un año de no poder hacerlo por la maldita pandemia sean motivos suficientes para hacer un número generoso de abonados.
Será la hora de demostrar y no de decir. Será la hora de demostrar que esta afición y esta ciudad merecen algo gordo en el fútbol.