Decido publicar esta información por que en mi opinión como ingeniero, hablar de bitcoin no es hablar de especulación si no hablar de tecnología innovadora.

Una tecnología que es necesaria para el planeta, más en esta situación de covid donde hemos aprendido que la moneda convencional no es un sistema de pago higiénico.

Durante los años 80 se empezó a implantar internet en el mundo, sin embargo los usuarios no se adaptaron al cambio hasta que este estuvo a su alcance entorno al año 95. Aún y así muchos eran reacios a aceptar el cambio tecnológico, quienes al final tuvieron que dejar las libretas o cartillas bancarias, que hoy día están en desuso.

Hoy el bitcoin es abstracto para muchos, pero ya una moneda internacional para pocos. Hablamos de un Big Player en la tecnología de pago monetario internacional en la próxima década, que junto a otras criptomonedas como el Etherum , Ada, etc. se adelantan a los gobiernos y sistemas fiscales, dado que es una costumbre que la tecnología se adelante en años a las iniciativas políticas.

El Bitcoin es una moneda “no impresa por los gobiernos” una moneda internacional creada por las personas y aún desregularizada en las políticas de pago de comisiones en cambio de divisas. Esta situación no favorece ni a los bancos ni a los gobiernos, hecho que genera rechazo, pero como siempre, la tecnología y la economía estará por delante del poder gobernativo.

Otra de las barreras que se encuentra el bitcoin es que es considerado un sistema de pago “libre” del control del gobierno, hecho que hace las políticas socialistas y comunistas interesadas en tener total control del dinero, no lo consideren un aliado de su ideología.

La pregunta que hemos de hacernos, es ¿subirá el bitcoin?, la repuesta no la puedo dar yo, pero si quizás la musa de Wall Street “Cathie Wood”, que predice que cara el año 2022 el bitcoin alcanzará un precio de 112.800 dólares, y de hasta 500.000 euros en un largo plazo (3-5 años).

Te invito a que veas el video que publiqué el pasado 16 junio, donde analizo muy en diagonal las opiniones y demagogias de los gurús internacionales en dicho mercado de las criptomonedas.