Con enorme tristeza por los hechos sucedidos recientemente en Tenerife (y pocos días antes en San Joan Despí) durante las últimas horas, con el asesinato de tres niños por sus propios padres, (padre y madre), VOX ha compartido con los vecinos de Briviesca la política y las ideas del partido: eliminación de los gobiernos autonómicos, modificación radical de la ley de enseñanza, eliminación de la ley de memoria histórica, y la derogación de la fatua ley de violencia de género, etc. 

Los vecinos no quieren que las televisiones ni los medios de comunicación en general, manipulen unos hechos tan delicados y difíciles como los sucedidos durante los últimos días en el ámbito de dos tragedias familiares (separadas a penas por quince días en el tiempo) y, aun menos, que los partidos de izquierda se apoderen de la “verdad” y de la “justicia” y lo proclamen descaradamente a través de los medios que le son afines. “Es una injerencia intolerable” según todos los comentarios manifestados en la mesa informativa de VOX Burgos.

En efecto las personas interesadas por la mesa informativa de VOX en Briviesca, han mostrado su indignación tanto por los muy lamentables hechos ocurridos, como por la indignante manipulación que de ellos hace, sin vergüenza alguna, el Gobierno y los partidos de izquierda creyéndose en posesión del verdadero sentido de la justicia y de la verdad.

A la mesa informativa acudió, como es costumbre, el diputado provincial Nicasio Gómez, diputado provincial de VOX en Burgos, que mantuvo un cordial contacto con los vecinos del pueblo. Lamentó y condenó los hechos acaecidos en Tenerife y en San Joan Despí, y afirmó que la mal llamada ley de “violencia de género” no soluciona, ni de lejos, algo que, como mínimo, requiere un estudio y conocimiento mucho más profundo y, por supuesto, desprovisto de la mal llamada ideología “progresista”, a todas luces más “regresista” que ninguna otra cosa.

VOX Burgos esta al lado de todos los pueblos y ciudades de Castilla y quiere que el sentido común recupere su verdadero significado en toda España y que las palabras vuelvan a significar lo que la lengua española les adjudica y no interpretaciones espurias y ajustadas por conveniencia a la ideología progre.

España debe dejar de ser maltratado por todo tipo de políticos falsos y desaprensivos atrincherados en una izquierda nacionalista y separatista que, al mismo tiempo, chupa y se aprovecha de las ventajas propagandísticas pseudo morales del globalismo mundial.