Vox Burgos, a través de su concejal Fernando Martinez-Acitores, pide la inmediata retirada de la guía afectivo-sexual presentada públicamente en el mes de marzo por el Ayuntamiento de Burgos, tanto por cuestiones de forma como por cuestiones de fondo.

En cuanto a las cuestiones de forma “nos tendríamos que preguntar sí el Ayuntamiento tiene que guiar en estos temas, creemos que es un tema que compete al ámbito familiar, personal. Tenemos dudas que sea el Ayuntamiento el que esté guiando, puesto que se ha encargado a un equipo privado de “especialistas” para guiar a los burgaleses en educación afectivo sexual. Recordamos que el ayuntamiento no tiene competencias por ley”.

En cuanto al fondo, “el Ayuntamiento se ha posicionado por la ideología de género, abandonando la neutralidad ideológica que se le presupone a cualquier actuación de las administraciones públicas”.

Por otra parte, Fernando Martinez-Acitores asegura que “no ha habido buena intención en el procedimiento, puesto que el 9 de diciembre se comunicó a los grupos la posibilidad de hacer sugerencias, con plazo hasta el 15 de diciembre por “urgencia”, y se ha presentado el documento en marzo”.

Vox Burgos considera que “el Ayuntamiento de Burgos vulnera la libertad, por lo que exigimos la no intervención del Ayuntamiento en cualquier ámbito, preservando la libertad individual de los burgaleses y sus familias, así como la retirada de la guía”.