VOX ha podido saber que Carmen Castilla, secretaria general de UGT-A, no comparecerá este viernes en la comisión de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe). La líder andaluza del sindicato corrupto ha optado por esconderse alegando “motivos personales” para así evitar tener que dar explicaciones sobre el papel de UGT en la trama criminal de la Faffe y cómo sus dirigentes se beneficiaron en el que es uno de los múltiples casos de corrupción del PSOE-A.

Con esta decisión de la secretaria general de UGT-A, el sindicato corrompido vuelve a demostrar que su objetivo primordial no es el de trabajar en beneficio de los andaluces, sino el de protegerse y seguir viviendo de las subvenciones que ahora recibe del
Gobierno de Juanma Moreno.

Rodrigo Alonso, portavoz adjunto del grupo parlamentario VOX en Andalucía, ha reconocido “no estar sorprendido” por la decisión de Carmen Castilla. “Ya sabemos cómo se las gastan los sindicatos traidores. No vienen a declarar a la Faffe pero para
pedir prestaciones son los primeros”.

“Envían a la secretaria de Organización porque la casta sindical sabe que su secretaria general puede meter la pata y dar información que ponga en muy mal lugar a UGT”, ha expresado Alonso.

Asimismo, el parlamentario de VOX Andalucía ha remarcado que “venga quien venga” a declarar a la comisión de la Faffe, “VOX será duro en sus preguntas para que los andaluces puedan saber cómo el PSOE y sus compinches les robaron millones de
euros”.

Rodrigo Alonso también ha recordado que hace apenas unas semanas, Juanma Moreno estuvo “muy cómodo” con Carmen Castilla en el congreso que celebró UGT-A. “¿Qué pensará el presidente al saber que su buena amiga se niega a comparecer en la Faffe?”, se ha preguntado.

“Desde VOX seguimos exigiendo a Juanma Moreno que explique a los andaluces todos los favores que está realizando al sindicato socialista de las mariscadas y los maletines. Mientras Moreno Bonilla se dedica a salvar de la ruina a UGT-A, los traidores
de los trabajadores se burlan de los andaluces escondiendo a sus líderes para que no hablen de sus tropelías sindicales”, ha concluido.