Al igual que hicimos en las elecciones al Parlamento Vasco en el mes de julio, desde VOX abogamos —sin éxito— por llegar a un acuerdo de mínimos con el resto de las formaciones, donde se dejara patente la necesidad de unas elecciones limpias y en libertad, donde la violencia fuera condenada sin ambages.

El pasado 9 de diciembre, el diputado de VOX por Barcelona y candidato a la presidencia de la Generalitat, tras los continuos sucesos de violencia, acoso y señalamiento que sufren los dirigentes de VOX en Cataluña, presentó un manifiesto para el desarrollo de unas elecciones libres, pacíficas y democráticas. Instó al resto de formaciones políticas a condenar los ataques violentos y sumarse a dicho manifiesto: «Pedimos a todos los partidos que se sumen a nuestro manifiesto por unas elecciones libres, democráticas y en paz. De no ser así serán corresponsables de todos los ataques que, como estos dos últimos, reciben nuestros candidatos y seguidores».

Por otro lado, el pasado 22 de diciembre, Santiago Abascal quiso, junto a los cuatro candidatos, hacer un llamamiento a todas las formaciones políticas y medios de comunicación para el desarrollo de unas elecciones en libertad y en paz.

“Hoy estoy aquí, únicamente, para exigir, una vez más unas elecciones libres. Unas elecciones en la que no todos los candidatos y partidos pueden concurrir en igualdad de condiciones no son unas elecciones legítimas. Para concurrir a las urnas, todos debemos tener las mismas posibilidades y expresarnos en libertad. Durante los últimos meses, hemos padecido todo tipo de agresiones y todo eso se ha producido ante el silencio total de los medios de comunicación y ante la falta de solidaridad, casi total, de todos los partidos políticos” declaró el presidente de VOX.

Tres semanas más tarde, y tras sufrir más actos de violencia e intimidación, ninguna fuerza ha condenado estos acontecimientos ni se pronunciado sobre dicho manifiesto. Así lo ha denunciado el candidato de VOX a la presidencia de la Generalidad, Ignacio Garriga:

Violencia contra VOX

La violencia llevada a cabo por las hordas separatistas no ha cesado durante los últimos meses. Uno de los hechos más graves se remonta poco menos de un año atrás, cuando fue atacado e incendiado el coche del portavoz de VOX en Salt (Gerona). Tras numerosas amenazas, intentos de agresión y señalamientos públicos, terminaron prendiéndole fuego a su coche, que quedó completamente calcinado.

También en Gerona, hace pocos días, la sede provincial volvió a ser atacada con amenazas de muerte y señalamientos de los candidatos. Este es el segundo suceso violento en menos de un mes.