El líder de VOX en Cataluña ha comenzado su intervención, durante la sesión de investidura en el Parlament, transmitiendo un mensaje de cariño a los ceutíes, que “están sufriendo una invasión dirigida, meditada y orquestada por marruecos”.

También ha hecho lo propio con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que están protegiendo nuestras fronteras pero también nuestra soberanía frente a los ataques.

«El acuerdo alcanzado entre separatistas y que permitirá que usted, Sr. Aragonés, asuma la Presidencia de la Generalitat, responde únicamente a los más de 500 estómagos agradecidos: al reparto de sillones, prebendas y organismos de la red clientelar mafiosa que han creado en las últimas décadas, a base de expoliar a los contribuyentes – a los que ustedes se deben, y no dudan en pisotear –“ ha apuntado Ignacio Garriga al comienzo de su intervención.

Legislatura inestable

Además, ha vaticinado una legislatura corta debido a la inestabilidad del Gobierno separatista, condicionado por tensiones e intereses internos. Frente a la amenaza de un nuevo golpe, Garriga ha apuntado que encontrarán a VOX enfrente, en las calles y en los tribunales, como ha ocurrido anteriormente: “créanme cuando les digo que somos implacables. O si no pregúntenselo a los responsables del golpe de Estado del 1 de octubre o al que ejerció de jefe de campaña del señor Illa y jefe de Gabinete de Pedro Sánchez, el señor Redondo, a quien el TC ha sacado del CNI gracias al recurso de inconstitucionalidad que interpuso VOX”.

Se ha referido a los miembros del Parlament para denunciar, además, la patrimonialización de Cataluña, cuya falsa defensa se han arrogado durante años, patrocinando un declive continuo en la libertad y la calidad de vida de los Catalanes porque “para ustedes Cataluña solo es la excusa para mantener sus sillones y a esas élites que les han traído hasta aquí, que les financian y que, de vez en cuando, piden diálogo para que ustedes ganen más tiempo”.

Frente a las políticas de odio, guerracivilistas, que llevan cuarenta años dividiendo a los catalanes en buenos y malos, Garriga ha apuntado que hay otra Cataluña posible, “alejada del odio, la división, el fanatismo y el sectarismo del separatismo. Recuperaremos esa Cataluña unida, libre y próspera que durante décadas fue la envidia del mundo y que ustedes se han empeñado en destruir. Porque frente a este pacto de urgencia y vergüenza, hay un proyecto de unidad, concordia e igualdad”

Fiscalidad

«Pretenden ustedes seguir construyendo el mayor infierno fiscal de España. Junto a sus socios del gobierno de la nación, aspiran a llevar a cabo una subida fiscal injusta, irresponsable e inmoral con la situación que está pasando los catalanes» apuntó y añadió que «es un problema de despilfarro y malversación de fondos. De destinar el dinero a la agenda separatista y al enriquecimiento de sus afines«.

Finalmente, Garriga sentenció que los impuestos han de destinarse a lo importante y necesario, a proteger lo común y garantizar que los catalanes gocen de mejores servicios públicos:

«Pagar impuesto para servicios esenciales como sanidad, educación y servicios sociales, sí; pagar impuestos para aumentar el presupuesto del mayor canal de odio y propaganda del separatismo, para TV3, no; pagar impuestos para reforzar la sanidad y la atención primaria, sí: pagar impuestos para mantener a una red clientelar, con más de 500 altos cargos, no; pagar impuestos para mejorar la educación y la formación de los más jóvenes, sí; pagar impuestos para financiar embajadas en el exterior donde colocar a afines en puestos millonarios, no; pagar impuestos para garantizar la seguridad en las calles y dotar de medidas de protección y control a los agentes, sí; pagar impuestos para subvencionar chiringuitos ideológicos y entidades separatistas, no».