SESIÓN DE CONTROL

«¿Va a disculparse por las valoraciones hechas desde su Ministerio en menoscabo de la labor que realizan las asociaciones de víctimas del terrorismo etarra con las subvenciones que reciben?». Con esta pregunta comenzaba el diputado de VOX y vicepresidente del Congreso, Ignacio Gil Lázaro, su interlocución con el ministro Marlaska, a quien ha afeado el comportamiento indigno del Gobierno con las víctimas de ETA.

«Otegui, socio de estado: un insulto a las víctimas. Como los es que trasladen masivamente a los presos de la banda, que les otorguen beneficios penitenciarios y los excarcelen, consintiendo homenajes o que en esta cámara y fuera de ella los herederos de ETA injurien a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y blanqueen la historia criminal etarra».

«Y ahora -ha añadido Gil Lázaro- el gobierno pretende liquidar el delito de enaltecimiento del terrorismo para que tipos como Hasel puedan verter gratis su basura». Ya en referencia a la orden de 30 de diciembre del Ministerio de Interior, Gil Lázaro lamenta que «se realicen afirmaciones insidiosas, veladas sobre gestión de las ayudas que reciben las asociaciones de víctimas, en la que, además, les dicen que si quieren seguir recibiendo ayudas deben dejar de criticar la política del Gobierno e invitarle a usted a sus actos».

«Pida disculpas», ha concluido Gil Lázaro, que ha previsto que Marlaska volverá a repetir frases suyas de otros momentos de su vida parlamentaria. «Ese es un empeño bobo que a mí me honra. Demuestra que defiendo siempre los mismos principios mientras que usted ha pasado de ser el azote judicial de ETA al mamporrero político de Bildu. Dígale a Sánchez e Iglesias que tengan el coraje de explicar a las víctimas cara a cara su sucio pacto con Bildu y toda la demás chusma circundante».