El Gobierno continúa con los traslados de ilegales a la Península.

La crisis provocada por la invasión migratoria continúa siendo uno de los principales problemas para nuestro país. En los últimos meses, España ha alcanzado cifras históricas siendo Canarias la comunidad autónoma mas afectada con el desembarco de más de 30.000 ilegales.

Además del archipiélago canario, Baleares es otra de las zonas mas azotadas por el efecto llamada de Sánchez e Iglesias. El incremento se ha disparado un 240% con respecto año anterior. En los últimos meses y según fuentes del Ministerio del Interior, el número de ilegales llegados a las islas asciende a 740, de los cuales 560 desembarcaron en Mallorca y 144 en Ibiza.

La mayoría de los inmigrantes llegados a las costas baleares ya han sido trasladados a la península. Según las últimas informaciones, las ciudades elegidas por el gobierno de Sánchez han sido Madrid, Granada, Cádiz, Málaga, Valencia, Zaragoza, y Barcelona. Los ilegales viajan de noche en vuelos fletados por el Ministerio del Interior.

Estos sucesos ponen en peligro a nuestros vecinos. VOX denuncia la incoherencia del Ejecutivo, que impone masivas restricciones a nuestros compatriotas como toques de queda y cierres perimetrales y, sin embargo, no actúa frente a aquellos que incumplen la ley.

VOX lleva tiempo advirtiendo de la pésima gestión del gobierno de Sánchez e Iglesias. Nuestra formación exigió hace meses al Ejecutivo un protocolo para la recepción de pateras con el objetivo de identificar los casos positivos y evitar que surjan brotes que puedan no ser controlados.

La inmigración ilegal está azotando, cada día y con mayor notoriedad, nuestras costas. Muchas comunidades como Andalucía, Murcia o Canarias están siendo víctimas de las consecuencias de las políticas buenistas de un Gobierno que, con su efecto llamada, favorece la libre actividad de las mafias que se lucran con el tráfico de personas.

Hace pocas semanas, el presidente de VOX, Santiago Abascal quiso visitar Canarias para percibir las consecuencias de la negligente gestión migratoria de Sánchez e Iglesias. También quiso conocer los testimonios de nuestros vecinos de las islas, víctimas de la gran oleada alentada por el efecto llamada del Gobierno.