El Parlamento de Andalucía, en la Comisión de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación debatirá esta semana una proposición no de ley (PN) del Grupo Parlamentario VOX en Andalucía relativa a la violencia intrafamiliar. Con esta iniciativa, VOX pretende conseguir que el Parlamento de Andalucía inste al Consejo de Gobierno a reconocer la existencia de la violencia intrafamiliar.

La familia es el núcleo esencial en torno al cual gira nuestra convivencia, como espacio vital para el desarrollo y bienestar de sus miembros, que desempeña una importante función de solidaridad entre personas y generaciones.

Por ese motivo, no debe llamar la atención que el artículo 39 de la Constitución española preste especial atención a la familia, imponiendo a los poderes públicos el deber de asegurar su protección social, económica y jurídica. Precisamente, uno de los aspectos más sensibles en los que se debe concentrar la acción de los poderes públicos es brindar protección a la familia contra todo tipo de violencia —sea externa o interna— que puedan sufrir sus miembros. La mujer no es la única víctima y, por lo tanto, VOX considera injusta cualquier tipo de legislación que excluya al resto de miembros del núcleo familiar en cuanto a protección se refiere.

Asimismo, VOX entiende que cuando la violencia se ejerza entre los miembros de la familia, independientemente de quienes sean, e independientemente de que exista convivencia o no entre ellos, debemos proteger por igual a ancianos, hombres, mujeres
y niños, y garantizar la igualdad jurídica de todos los españoles, con penas iguales para todos los casos de violencia en el ámbito familiar, independientemente del sexo de la víctima y del agresor, y medidas de protección para todas las víctimas.

Con la PNL, también se pretende optimizar los recursos existentes utilizando los centros de emergencia y casas de acogida dotadas presupuestariamente para violencia de género, destinándolos a víctimas de violencia intrafamiliar; optimizar los recursos existentes utilizando las redes de observatorios, direcciones generales, entidades y puntos de apoyo municipales para violencia de género dotados económicamente, destinándolos a toda víctima de violencia intrafamiliar; modificar la denominación de todas las estructuras públicas dedicadas a la violencia de género pasando a denominarse “de violencia intrafamiliar”; eliminar las subvenciones otorgadas a asociaciones ideológicas para prevenir la mal llamada ‘‘violencia machista’’ concedidas por la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación; y englobar en aquellos talleres sobre violencia de género en los que participen los menores, con autorización expresa de sus padres, la violencia intrafamiliar, el respeto en la convivencia y la obviedad de que en una relación afectiva del tipo que sea todos podemos ser víctimas y victimarios de situaciones de maltrato.