Yo quiero un rey que no guarde silencio cuando cueste pronunciar el nombre de mi patria.

Quiero un rey que sea un faro ante tanto marasmo de indignidad y despropósito.

Quiero un rey que me recuerde que en España mandamos los españoles y no unos pocos.

Que me refresque que todos somos iguales y que no poseemos privilegios por ser de aquel territorio o de este otro.

Quiero un rey que me garantice que la ley está hecha para todos.

Quiero un rey que no adopte un perfil bajo cuando su país se está desmoronando o resulte sospechoso pronunciar su nombre.

Quiero un rey que me haga olvidar lo mucho que está cobrando o lo enormemente privilegiados que son su esposa y sus hijas.

Quiero un rey que se gane su título, que sea ejemplo de cordura y orgullo, baluarte moral contra la corrupción y la injusticia.

Quiero un rey ante el que palidezcan toda la caterva de demagogos, politicastros y trepas.

Porque rey significa «rector», aquel que vive con rectitud y hace las cosas rectas.

Más hoy las cosas se han torcido tanto que ya no sé dónde habito ni quién me reina… (Ben_hur)…