“¿Qué quiere decir Sánchez cuando dice ‘esta será la última línea que cruzan? ¿van a ilegalizarnos? ¿van a llevarnos a la Fiscalía para que luego un juez les diga que decimos la verdad? ¿van a seguir mandando a sus perros de presa para que nos agredan? A VOX le han votado 4 millones de españoles y nos votarán muchos más. No vais a ilegalizar a media España”. Así respondió Santiago Abascal a la amenaza lanzada por el presidente del Gobierno, esta tarde, desde Aranjuez.

“¿Pero qué línea hemos cruzado? La de salir a las calles a defender nuestras ideas?», se preguntó el presidente de VOX, que lamentó que el partido sea siempre noticia por la «violencia y la bronca de otros”. “No quieren que se nos escuche porque hablamos de vuestros problemas reales y por eso nos apedrean”, denunció Abascal, que presumió de acompañar siempre a Monasterio a cada acto por estar “orgulloso” de ella y porque en VOX, a diferencia de PSOE -con Sánchez escondido para no aparecer con Gabilondo- y PP -con Casado escondido para no perder votos-, “los resultados, mejores o peores, son de todos”.

Por eso llamó a una gran movilización el 4 de mayo, para que VOX consiga ser quien frene la entrada de Pablo Iglesias y el comunismo en la comunidad de Madrid. “Quienes traen violencia son ellos”, denunció Abascal.

Tuvimos otras elecciones (en 2019). El que no estaba era Pablo Iglesias. ¿Quién ha traído la violencia?”, se preguntó también Rocío Monasterio. La candidata de VOX a la presidencia de la Comunidad de Madrid criticó también el “consenso” que obedece ante las órdenes de Iglesias, el socialismo  sometido al comunismo y que ha pactado con separatistas, bilduetarras y con quienes justificaban el tiro en la nuca, y a una oposición que se acobarda y no quiere hablar de inseguridad, okupación, violencia de género o de las madres de familias numerosas “porque eso es muy facha”, ironizó.

Frente a todo ello, “VOX es el voto seguro”. “Se acabó el claudicar con la izquierda. Les queremos fuera”, sentenció la presidenta de VOX Madrid, que se comprometió a acabar con el bienestar de los políticos para proteger a las familias. “Pablo Iglesias os habla de solidaridad mientras recibe una indemnización. ¿Y quién indemniza a todas esas empresas obligadas a cerrar, a quienes obligaron a dejar de llevar un sueldo a casa?”, se preguntó tras relatar el caso de un trabajador en ERTE, con una hija de 7 años, que recibe como única ayuda los 5 kilos de comida que su parroquia le entrega cada 30 días. “¿Este es su escudo social?”, denunció Monasterio.

Frente a la izquierda que ha abandonado a los trabajadores, VOX compensará a quienes se han visto afectados por las restricciones, pagará las cotizaciones sociales a las empresas por las bajas maternales y paternales y bonificará fiscalmente a quienes contraten a un cuidador “para que podáis tener a vuestros mayores en casa”. También fomentará la vivienda social para dar un mejor futuro a los jóvenes y reactivará la economía con el fin de las decisiones arbitrarias que han arruinado a tantos sectores.

Si llegamos el 4 de mayo al Gobierno, el 5 levantamos el toque de queda”, prometió Monasterio. ¿El objetivo? “Permitir a las familias ganarse el pan y prosperar”, diga lo que diga el consenso progre. “Hay que acabar con el supremacismo cultural de la izquierda y con la derecha que se ha dedicado a gestionar y no a confrontar”, concluyó.